Desde este mirador, en primer plano, vemos la Huerta Colorá a la que antes hacíamos referencia.

En segundo plano, podemos contemplar la Alhambra en todo su esplendor.

También vemos las torres de la Cautiva y de las Infantas.

Como fondo perfecto de toda esta estampa el Barrio del Albaycín, hacia la derecha, encaramándose a las suaves laderas, bajo un blanco de cal.


Ahora, disfrutemos de este maravilloso patio y su silencio roto únicamente por el agua.

Cuando decidamos continuar, accederemos al siguiente paso.