Esta es la Sala de las Dos Hermanas.

Su nombre se podría deber a las dos grandes losas de mármol blanco que hay a ambos lados de la fuente.

Otra teoría sobre el origen de este nombre surge de uno de los poemas que hay escritos sobre sus paredes.

En esta poesía, se hace referencia a la constelación de géminis, signo zodiacal conocido como de los dos hermanos.

En esta sala, habitaban algunas damas que eran las favoritas del monarca.

En la entrada, existen dos puertas pequeñas: una daba acceso al retrete y la otra a la planta alta.

El pronunciado relieve de la cúpula, iluminado por la luz de las altas ventanas, produce una sensación de profundidad y lejanía.

De este modo, se pretende emular nuevamente la cúpula celeste.

Junto a esta sala, se sitúa el Mirador de Lindaraja.

Nos acercaremos a disfrutarlo, cuando acabemos en esta sala.