Estamos en la cima de la Alhambra.

Desde aquí, tenemos unas espectaculares vistas de Granada y sus alrededores.

En esta torre existía una campana, por medio de la cual, se avisaba a los vecinos de Granada de desastres naturales como terremotos tan frecuentes en la ciudad.

Fue de hecho un terremoto, el que eliminó las almenas que jalonaban la torre.

Pero no nos asustemos, la Torre de la Vela lleva cientos de años en pie.

Hablábamos sobre la campana.

Los cristianos la utilizaron para dar la hora y avisar a los campesinos sobre los turnos para regar las huertas.


En la entrada a la Alcazaba, dejamos pendiente hablar sobre la Torre del Homenaje, cuando hubiera mejor perspectiva, sin duda, este es el momento.


La Torre del Homenaje debe su nombre precisamente a esto; al homenaje o vasallaje del pueblo hacia sus moradores.

La que se alza bajo nosotros cuenta con seis plantas.

La superior es una vivienda con patio interior, entorno al que se abren las dependencias.

Todas las alcazabas cuentan con una Torre del Homenaje, pero sólo ésta, tiene el privilegio de estar en la Alhambra.

Desgraciadamente, su escalera de acceso es angosta y empinada, lo que no permite su visita.

Con esto, hemos finalizado la visita a la Alcazaba.

Ahora toca disfrutar de la panorámica que tenemos frente a nosotros.