En la parte inicial de este gran patio podemos ver la entrada a unas cuevas verticales.

En realidad, éstas eran las entradas a los calabozos, si bien, algunas se usaban como silo.

Acerquémonos a verlas.

Después de esto, continuaremos nuestro camino y bajo la muralla, como ya sabemos, podremos ver los antiguos baños del Barrio Castrense.

También desde aquí, podremos acercarnos a la Torre de las Armas que se sitúa al final, tras un recodo a la derecha.

Mientras nos acercamos hasta la Torre de las Armas, hablaremos un poco sobre ella.

Esta torre alberga la puerta que fue la entrada principal a la Alhambra.

Cuando estemos sobre ella, nos daremos cuenta de lo fácil que es defender una entrada desde esta posición.

La puerta, al igual que la torre, se llama Puerta de las Armas.

Su nombre se debe a que en esta puerta, los visitantes debían depositar sus armas para entrar a la Alhambra.

Posteriormente, a su salida, las recogerían.


Continuemos ahora hacia el fondo, hacia la Torre de la Vela.

En el camino podremos oír una descripción.