Desde esta pequeña terraza podemos caminar sobre la muralla, dominando una visión del patio central.

Lo que hoy vemos como pequeños muros ocupando el centro de la Alcazaba, fueron en su día las residencias de las milicias de la Alhambra.

Si nos fijamos bien, podemos ver la estructura típica en alguna de ellas; siempre era la misma: la entrada a un pequeño patio, alrededor del cual se repartían las habitaciones.

Si nos fijamos bien, veremos una casa, en cuyo patio vemos un estanque, que debió pertenecer al más alto cargo del ejército.

Las viviendas más dignas eran para los oficiales y con toda seguridad, los soldados de menor rango se hacinaban en barracones.


Bajo nuestros pies, junto a la muralla por la que paseamos, se sitúa el baño público.

Y es que hemos de pensar, que además de las viviendas, aquí existían los servicios que los militares necesitaban: armerías, cantinas y un largo etcétera.

Visto desde el siglo XXI es difícil imaginar tantas dependencias, en tan poco espacio.


Volvamos sobre nuestros guiaalhambra y bajemos hasta el patio, allí seleccionaremos el siguiente paso.