Como vimos en la descripción inicial, este palacio quedó inacabado.

El techo que ahora tenemos sobre nosotros, el que cubre esta galería, fue terminado no hace muchos años.

No obstante, el elemento que más se hecha en falta es la cúpula que debería cubrir todo el patio central.

Ésta hubiera tenido una gran ventana en el centro para iluminar el recinto.

Si nos asomamos hacia el patio y miramos hacia el friso que separa ambas plantas, veremos pequeñas cabezas de toro.

Este elemento decorativo tiene por nombre bucráneo y es originario de la Grecia antigua.

El Palacio de Carlos V, cuenta con una estupenda acústica que lo convierte en escenario de conciertos sinfónicos, durante el Festival de Música y Danza que se celebra en la ciudad.


Bajemos ahora a la planta inferior.

En ella podremos disfrutar del Museo de la Alhambra, así como de un recibidor en el que podremos adquirir bibliografía sobre Granada.